Lipoinyección: sacar grasa de donde me sobra para injertarla donde me falta


Dr. Rodolfo Behm, cirujano plástico y reconstructivo de Clínica Las Condes

El procedimiento se utiliza con éxito en cirugía plástica y en intervenciones de reconstrucción. La grasa se obtiene del propio cuerpo del paciente, mediante liposucción, para luego lipoinyectarla en zonas donde se requiere incrementar el volumen. El Dr. Rodolfo Behm, cirujano plástico y reconstructivo de Clínica Las Condes, explica esta técnica.

La cirugía plástica y reconstructiva utiliza de manera exitosa y segura la grasa del propio paciente para aumentar el volumen de zonas del cuerpo, tales como mamas o glúteos. El procedimiento es un aliado importante de pacientes que requieren una mayor armonía en su cuerpo, así como de la medicina que necesita de procedimientos seguros y exitosos para satisfacer estas expectativas.

Esta técnica consta de dos procedimientos: la liposucción y lipoinyección. El primero consiste en el retiro de grasa de un depósito subcutáneo, mientras que el segundo es la devolución o reincorporación de esa misma grasa en una zona del cuerpo que se requiera incrementar su volumen.

Ventaja

La positiva respuesta del organismo a la inyección de tejido adiposo propio es una de las principales ventajas de la lipoinyección. Así lo destaca el profesional de CLC: “Es un injerto de un tejido propio, eso significa que el cuerpo no lo va a rechazar en ningún momento”.

¿En qué casos se puede usar?

  • En cirugía reparadora, como reconstrucción mamaria por cáncer
  • En cirugía estética de la cara, como relleno facial y de líneas de expresión
  • En cirugía estética en relleno de glúteos o de mamas

Para lipoinyectar, primero hay que obtener el tejido adiposo a través de la toma de grasa. La grasa se puede succionar o aspirar desde diferentes partes del cuerpo, de acuerdo a la cantidad de grasa que se necesita para lipoinyectar.

  • Si se requiere lipoinyectar en la cara, el volumen es muy poco, por lo que se puede obtener grasa de la cara interna de las rodillas
  • Para lipoinyectar en la zona glútea o para reconstrucción mamaria la cantidad de grasa es mayor, por ello se debe obtener del abdomen, cintura, muslos u otras zonas del cuerpo.
  • Por ejemplo, algunos pacientes, principalmente mujeres, sufren de lipodistrofia de muslos, que corresponde a exceso de grasa en esa. Estos pacientes pueden obtener grasa de sus piernas para disminuir su concentración y luego injertarla en otras zonas del cuerpo que necesitan mayor volumen.

Post operatorio

  • Va a depender de qué zona se aspiró la grasa y en qué parte se injertó. “Por ejemplo el post operatorio de lipoinyección de mamas o glúteos es mayor al de la lipoinyección en la cara, ya que en ésta solo se liposucciona unos 40 cc para lipoinyectar unos 20 cc”, precisa el Dr. Behm.
  • Si bien el postoperatorio no es invalidante, si tiene un grado de molestia, aunque sin ser muy significativo
  • El postoperatorio debe seguirse con el rigor que requiere este procedimiento y cumplir todas las indicaciones médicas, para que los resultados sean los esperados.