Linfedema: puede prevenirse

 

Por Dr. Nicolás Pereira, Cirujano Plástico y Microcirujano Reconstructivo de Clínica Las Condes

El linfedema es una enfermedad producida por una alteración en el funcionamiento del sistema linfático, el cual tiene un rol inmunológico y se encarga, principalmente, de transportar líquido desde los tejidos hacia el sistema circulatorio. Varios son los motivos por los cuales este mecanismo puede fallar, lo que trae como consecuencia acumulación de líquido en distintas partes del cuerpo, en especial en las extremidades, produciendo hinchazón o aumento de volumen.

Se estima que en Chile hay aproximadamente 660 mil personas que presentan linfedema, el que se clasifica según su origen. Se considera primario cuando es producido por alteraciones en el desarrollo del sistema linfático; secundario cuando es causado por daño en los vasos linfáticos, ya sea por una cirugía, infección, traumatismo o un cáncer.

En general, las zonas más afectadas por esta patología son las extremidades, ya sean superiores o inferiores. Aunque menos común, otras partes del cuerpo pueden verse afectadas, como los genitales o la cara y cuello.

Tratamiento

El tratamiento para el linfedema es combinado, por lo que es necesario un equipo multidisciplinario que atienda a estos pacientes. El tratamiento kinésico mediante terapia descongestiva es fundamental y en algunos casos los pacientes pueden ser candidatos a cirugía.

La supermicrocirugía es la principal indicación quirúrgica para tratar esta patología. Ésta consiste en conectar los vasos linfáticos a las venas utilizando un microscopio, para realizar un bypass y drenar el líquido acumulado. Esta cirugía también se realiza de modo preventivo en pacientes que se someterán a un tratamiento por cáncer de mama, al momento de extraer los ganglios de la axila, ya que permite restituir el drenaje linfático y reducir el riesgo que se produzca linfedema.